ESPONDILOLISTESIS

La columna está formada por vértebras, alineadas y separadas por un cartílago que da amortiguación a los movimientos de nuestro cuerpo.

La función de la columna, es la protección a la médula espinal, el soporte y mantenimiento de toda nuestra estructura. También distribuye el peso del cuerpo a las piernas.

Con el paso del tiempo la columna sufre muchos desgastes y pequeños traumatismos, que pueden afectar al espacio entre vértebras y a la función dinámica del cuerpo.

Las lesiones en la columna nos afectan en el día a día y en cómo nos desplazamos.

¿QUE ES LA ESPONDILOLISTESIS?

La espondilolistesis es una lesión de la columna, que se produce cuando las vértebras se deslizan fuera de su lugar. Se produce con mayor frecuencia en la cuarta o quinta lumbar.

Es una lesión que sobreviene por traumatismos, grandes esfuerzos, rotaciones con carga.

En algunos casos puede deslizarse demasiado, produciendo un pinzamiento en la salida del nervio causando dolor e impotencia funcional, pudiendo llegar a afectar la médula.

Existen dos tipos

  • Anterolistesis: si se desliza la vértebra hacia delante.
  • Retrolistesis: si se desliza la vértebra hacia atrás.

Grados de espondilolistesis

  • Grado I: desplazamiento vertebral de hasta 1 cm.
  • Grado II: desplazamiento de 1 a 2 cm.
  • Grado III: desplazamiento entre 2 y 3 cm.
  • Grado IV: desplazamiento mayor de 3 cm.

SINTOMAS

En los grados I y II no suele causar dolor.

En los grados III y IV al haber un desplazamiento mayor, puede llegar a afectar el nervio y puede provocar dolor en la parte baja de la espalda, muslos y piernas, también puede provocar pérdida de fuerza y adormecimiento de piernas, sensación de acorchamiento.

CAUSAS

Pueden ser por:

  • Un defecto de nacimiento
  • Fractura
  • Caídas
  • Degeneración debido a la edad o al sobreuso.
  • Rotación del cuerpo con cargas.
  • Actividades repetitivas y/o traumas leves.

TRATAMIENTO

Cuando se produce una espondilolistesis, es importante que la faja abdominal esté fuerte. Tanto el abdomen, como la zona lumbar trabajan en conjunto, y cuando una de ellas está lesionada, la otra debe de ser capaz de ayudar en el movimiento.

  • Modificación de la actividad. Adapta el deporte o la actividad a tu lesión.

El ejercicio es bueno, mantiene la musculatura, pero no el deporte agresivo ni de impacto, debemos intentar evitar correr (por el impacto), pádel y tenis (por las paradas bruscas), y todos aquellos ejercicios de rotación de cuerpo si no tienes la  técnica depurada, como el golf o el boxeo.

  • Masajes y estiramientos. Es importante que la tensión en la zona lumbar sea mínima. Trabajar la musculatura con masaje y estiramientos, la vuelve más flexible y mejora la calidad de vida.

En los problemas de columna, el Centro de Masajes Árnica podemos aliviar tus molestias, tratamientos como masaje, osteopatía y acupuntura pueden ayudarte a disminuir el dolor y mejorar la movilidad.

En el Centro de Masajes Árnica disponemos de profesionales con años de experiencia, y contamos con distintas técnicas para poder adaptarnos a tu lesión y a tu problema.

  • Masajes: para contracturas, sobrecargas, tensión muscular.
  • Osteopatía: problemas articulares y del sistema locomotor
  • Diatermia: para inflamaciones.
  • Acupuntura: para el tratamiento del dolor

“soluciones personales en manos de profesionales”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *