FRACTURA POR ESTRES

El exceso de ejercicio, la fatiga muscular y el estrés, hacen que muchas personas sufran una fractura sin haberse dado un golpe fuerte, ni haber tenido ningún accidente. Estas fracturas o fisuras se consideran fracturas por estrés.

¿QUÉ SON LAS FRACTURAS POR ESTRÉS?

En una fractura por estrés, se crea una fisura o pequeña rotura, el exceso de ejercicio, no dá tiempo a que los músculos y las articulaciones que se recuperen del exceso de actividad, y le dan una fragilidad al hueso, ocasionando que un golpe sin importancia,  pueda provocar una fractura.

La mayoría de las fracturas por estrés ocurren en los huesos del pie y la parte inferior de la pierna, que llevan el peso del cuerpo.

Las fracturas más comunes en el pie son:

  • Fractura del segundo metatarsiano: es la fractura de estrés más común,  es el dedo que mayor carga sufre durante actividades como la carrera.
  • Fractura del quinto metatarsiano: típica en deportes como el fútbol o el baloncesto, donde se realizan desplazamientos laterales y saltos.
  • Fractura del calcáneo: típica en corredores que utilizan una técnica de carrera donde el primer apoyo se realiza con el talón.

Aunque también existen fracturas por estrés en otras partes del cuerpo como pueden ser las rodillas y la tibia.

SÍNTOMAS

La fractura por estrés, apenas podrías notar el dolor al principio, pero tiende a empeorar con el tiempo, este dolor disminuye en el reposo deportivo.

Puede aparecer edema e hinchazón en la articulación afectada.

Causas por lo que se producen las fracturas por estrés

  • Cambio de actividades.
  • Cambios en la superficie; por ejemplo, ir de una superficie blanda a una superficie más dura.
  • Actividades repetitivas, como correr largas distancias, baloncesto, tenis, atletismo, gimnasia, y baile.
  • Calzado inadecuado.
  • Huesos debilitados. La osteoporosis y/o  la artrosis,  pueden debilitar los huesos y hacer a estas personas más propensas a sufrir fracturas por fatiga.
  • Falta de nutrientes. Los trastornos de la alimentación y la falta de vitamina D y calcio aumentan las probabilidades de que los huesos padezcan fracturas por fatiga.
  • Problemas en el pie. Las personas que tienen pie plano o arco plantar alto, juanetes y problemas de descenso de metatarsos, tienen más probabilidades de desarrollar fracturas por fatiga.

Tratamiento

El tratamiento pasa principalmente por el REPOSO DEPORTIVO durante unas 6-8 semanas, reduciendo la carga en la zona afectada, para que el hueso sea capaz de cicatrizar por sí sólo y generar un callo óseo.

En el Centro de Masajes Árnica podemos ayudarte, disponemos de distintas técnicas para mejorar, aliviar o recuperar todo tipo de lesiones que podemos sufrir haciendo deporte.

  • Masajes: relaja la musculatura, activa circulación y reduce las inflamaciones
  • Osteopatía: recupera la movilidad perdida por golpes, exceso de esfuerzo o por sobrecargas mantenidas
  • Acupuntura: tratamiento contra el dolor, somos energía y si no fluye bien, aparece el dolor, problemas de artrosis, esguinces, tendinitis y dolores en general mejoran con acupuntura.
  • Diatermia: calor controlado, que favorece la recuperación del músculo, articulación o tejido dañado, reduce el tiempo de recuperación de lesiones y es indoloro. Fabuloso para reabsorber edemas e inflamaciones.

Soluciones personales en manos de profesionales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *