Las caídas son una preocupación a cualquier edad, las consecuencias de ellas, serán desde un moratón, una contractura, una fisura o incluso rotura.

En personas de menos de 40 años, las caídas y las consecuencias son un engorro, pero se solucionan con más o menos paciencia. En personas de más edad pueden ser una verdadera complicación, pues la fisura no tarda lo mismo en curarse y la limitación de movimientos no es la misma.

Las caídas sobre todo en ancianos, se pueden dar por diversos factores de riesgo como por ejemplo:

  • Enfermedades crónicas
  • Alteraciones del equilibrio
  • Fármacos (hipnóticos, antidepresivos, antipsicóticos, hipotensores, diuréticos, sedantes)

COMO SOSTENERSE DE PIE

Cada año miles de personas mueren por consecuencia de una caída, o sufren algún tipo de lesión que les lleva ser esclavos de bastones, muletas o  sillas de ruedas… durante el resto de sus vidas.

¿Cómo podemos mejorar el equilibrio?

Para lograr una buena estabilidad podemos trabajar con unos ejercicios sobre una tabla de equilibrio.

Estos ejercicios mejoran la propiocepción de los tobillos. Son buenos para  la debilidad en los tobillos y para mejorar esguinces  repetivos y  crónicos.

En personas mayores mejoran la estabilidad, pero nunca deben estar solos cuando  hagan estos ejercicios, siempre acompañados.

  • PRIMER CONTACTO: Lo primero que haremos será colocar el platillo en el suelo, nos subimos encima y jugamos con él, sin ningún objetivo, solo sintiendo lo que sucede, lo ideal es hacerlos en el arco de la puerta apoyándose en el quicio lateral, para poder apoyarte con seguridad.
  • EMPEZAMOS CON EL EJERCICIO:

– Colocamos la plataforma frente a una ventana por ejemplo.

– Nos subimos con los pies un poco separados.

–  Intentamos sostener el cuerpo erguido sin hacer ningún esfuerzo

– Ahora miramos al frente a un punto fijo e intentamos mantener el equilibrio.

– Manteniendo esta postura contamos cuantos segundos tardamos estabilizarnos, hasta conseguir mantenerla inmóvil al menos durante 1 segundo.

– Repetimos varias veces. Poco a poco lograremos mantener el control automáticamente.

  • EJERCICIO DE LOS PARPADOS: Una vez conseguida la posición podemos pasar al ejercicio de los ojos.

– Nos colocamos en posición encima de la tabla

– En el momento que logramos el control automático cerramos los ojos.

– Cerrando los ojos nos damos cuenta que sostenernos es un poco más complicado, pero repitiendo este ejercicio varias veces lograremos controlarlo.

(Siempre realizaremos estos ejercicios teniendo algún mueble o pared cerca donde podamos apoyarnos)

  • EJERCICIO DE LA MIRADA

– Nos colocamos en posición.

– Logramos el control automático.

– Miramos con los ojos a la derecha lo máximo que podamos sin girar la cabeza.

– Nos mantenemos así unos 10 segundos intentando lograr el control automático.

– Repetimos el mismo ejercicio mirando hacia la izquierda.

– Por ultimo repetimos mirando hacia abajo y después hacia arriba.

  • EJERCICIO DEL CUELLO

– Nos colocamos en posición.

– Logramos el control automático.

– Giramos el cuello hacia la izquierda lo máximo que podamos, intentamos lograr el control automático.

– Ahora repetimos o mismo pero esta vez girando el cuello al lado derecho.

En cada uno de estos ejercicios, puedes contrastar que el cambio de las diferentes partes del cuerpo cambia la calidad del control automático.

Cada vez que giras una parte del cuerpo, los ojos le siguen. Por lo tanto el cerebro necesita conocer la posición de todas las partes del cuerpo (cabeza, hombros, pelvis) para conocer la posición de los ojos.

CONSEJOS PARA EVITAR LAS CAIDAS

  • Quita obstáculos en casa.
  • Revisa tu vista.
  • Cuida de tus pies.
  • Ponte un calzado adecuado.
  • Ejercita el equilibrio.
  • PRACTICA LOS EJERCICIOS

Estos ejercicios son buenos para conseguir equilibrio y estabilidad, si eres mayor o si eres joven, si tienes lesiones o si quieres prevenirlas.

Si tienes lesiones repetitivas en tobillos, probablemente tendrás los ligamentos distendidos y te faltará fuerza en ellos, estos ejercicios te ayudarán a recuperar la estabilidad en ellos.

En el Centro de Masajes Árnica te podemos ayudar en todo tipo de lesiones, a prevenirlas y a tratarlas, contamos con profesionales con años de experiencia.

Masajes: Contracturas, tensiones o lesiones musculares.

Osteopatía: Pérdida de movilidad articular, tratamiento y prevención de lesiones articulares y musculares.

Acupuntura: Tatamiento contra el dolor

Podólogo: Problemas en la pisada, plantillas y siliconas. Durezas, callos, papilomas.

En el Centro de Masajes Árnica, “Soluciones personales en manos de profesionales”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *